Índice

De todos los tuits virales que definen nuestra existencia, pocos son tan universales como este, de la escritora Kimberly King Parsons: «Tardé once minutos hacer eso que evité durante tres meses: una autobiografía».

Ya sea que veas cómo se marchitan tus plantas durante semanas antes de trasplantarlas (tiempo total que te tomaría: seis minutos) o que estés esperando que te paren por no haber reemplazado la calcomanía de registro que ha estado vencida desde hace un año (eso lo hice yo), mucha gente posterga todo tipo de cosas insignificantes.

Pero, ¿por qué exactamente? Cuando es relativamente sencillo hacer las cosas, y cuando las consecuencias de no hacerlas pueden ser serias o bastante desagradables, ¿por qué simplemente lo ignoramos?

Joseph Ferrari, profesor de psicología en la Universidad DePaul en Chicago y autor de Still Procrastinating?: «No es cuestión de cómo administras tu tiempo, es un concepto mucho más complicado», dijo Ferrari.

«La gente habla de la procrastinación como un problema de la manera en que administra su tiempo porque eso pareciera, ¿no?» dijo Fuschia Sirois, quien estudia la procrastinación en la Universidad de Sheffield y coeditó el libro Procrastination, Health, and Well-Being. “Pero en realidad no tiene mucho que ver con cómo administras tu tiempo. Tiene que ver con tu estado de ánimo».

Estas son algunas de las razones específicas por las que evitamos hacer tareas relativamente simples, según los expertos, junto con las formas en que podemos tratar de manejar nuestra procrastinación y lograr hacer las cosas.

Pospones una tarea porque… no hay razón para no hacerlo.

Postergar las cosas puede causar consecuencias financieras, personales y profesionales. ¡Pero a veces no las hay! Considera el ejemplo de la foto de pasaporte que no ha podido tomarse 10 minutos para enviar la solicitud por correo. Ya que es imposible viajar debido a la pandemia, ¿para qué dedicarle tanto tiempo a eso?

De igual manera, Ferrari señaló que vivimos en una sociedad que no nos alienta a hacer las cosas a tiempo. Si debes dinero por tus impuestos, el gobierno podría decir: «Preséntalo antes del 15 de febrero y te quitaremos un porcentaje», pero no lo hace, entonces, ¿por qué pagar antes de abril?

«En nuestra cultura nos castigan por llegar tarde», dijo Ferrari. «No nos recompensan por llegar temprano». Y cuando internalizas el mensaje de que no tiene sentido llegar temprano, lo aplicas a cualquier tarea que tengas que hacer.

Tim Pychyl, profesor asociado en el Departamento de Psicología y líder del grupo de investigación sobre la procrastinación en la Universidad de Carleton, dijo que celebrar las cosas que logras hacer puede ayudar a solucionar esto. «Tenemos que centrarnos en los sentimientos buenos que tendremos cuando logremos la meta en lugar de los sentimientos negativos que tenemos antes», dijo Pychyl.